6. jul., 2017

Tres mil personas asistieron a la Cena de Pan y Vino 2017

Con una ovación de un poco más de tres mil personas reunidas en la XLVII de la Cena de Pan y Vino, culminó la presentación, por primera vez, del Himno de la Jornada Mundial de la Juventud 2019 en Panamá, este lunes 3 de julio, ante la presencia de los obispos panameños y el presidente de la República, Juan Carlos Varela.

 

El himno lleva como título «He aquí la sierva del Señor; hágase en mí según tu palabra» (Lc 1,38), tema elegido por el Papa Francisco para la XXXIV Jornada Mundial de la Juventud-2019 que tendrá lugar en suelo panameño.

 

La presentación de la pieza musical fue acompañada de una emotiva puesta en escena, en la que los jóvenes peregrinos van llegando a Panamá, animados por el Espíritu Santo, representado por la joven bailarina Doris Del Carmen González, y acompañados por cinco banderas que simbolizaron los cinco continentes, unidas a la bandera con el logo oficial de la JMJ.

 

Luego de esta presentación, el Arzobispo Metropolitano de Panamá, José Domingo Ulloa Mendieta, entregó un obsequio  a Abdiel Jiménez, autor del himno, y a Ambar Calvo, diseñadora del logo, y destacó: “Tenemos una juventud maravillosa en Panamá y lo que necesitan son oportunidades; los jóvenes panameños tienen gran talento”.

 

Los otros signos de la JMJ estuvieron presentes

 

También se encontraban en la Cena de Pan y Vino,  la Cruz Peregrina y el Icono de la Virgen María, que fueron entronizados por jóvenes representantes de la Jornada Mundial de la Juventud 2019.

 

“El Todopoderoso ha hecho cosas grandes en mí” fue el lema de la Cena de Pan y Vino, dando una orientación mariana al evento, desarrollada en distintos momentos por los artistas participantes. Como Cheli Boyd, canta-autora católica panameña, quien interpretó su obra “Tu corazón inmaculado triunfará”, que fuera escogido como Himno para la celebración de los 100 años de las apariciones de la Virgen María en Fátima. Así mismo, la presentación del Grupo  “Laudato”, integrado por la panameña Marycarmen Barría y por los argentinos Gisela Lubary y Kiki Troia, con los temas musicales “Una canción para la comunión”, “Toda vida es sagrada” y “El diario de María”.

 

Testimonios laical y sacerdotal

 

El cineasta español Juan Manuel Cotelo, conocido por las películas “La última Cima” y “Tierra de María”, destacó en su testimonio que “Cristo no es una opción, no es un extra, sino una necesidad; el vino a la tierra porque le necesitamos”. 

 

Con la sencillez que le caracteriza el padre José Ramón Rodríguez, Director Espiritual del Seminario Mayor San José, a su vez exorcista de la Diócesis de Chitré y párroco de San Miguel Arcángel de Monagrillo, narró cómo el Señor fue marcando su caminar hasta consagrarlo sacerdote.

 

Y una vez más los seminaristas del Seminario Mayor San José captaron la atención del público con su obra titulada “Comprometidos con un amor más grande”,  en la que dejaron ver cómo la juventud se debate entre el llamado a la vocación, y la oferta del mundo como “felicidad”, y cómo con el acompañamiento adecuado puede discernir sobre su proyecto de vida.

 

Noche de reconocimientos

 

El Arzobispo de Panamá durante esta noche reconoció a sacerdotes que cumplieron 50 años de vida sacerdotal y personalidades que han apoyado a la Cena de Pan y Vino. Entre los sacerdotes están el P. Miguel Ángel Keller, P. Raús Serrano, P. Guillermo López y el P. Bernando Van Quatem.

 

También fueron distinguidos: la Banda Republicana por sus 150 años, que ha acompañado las 47 Cenas de Pan y Vino; la Profesora Elisa de Céspedes y la Profesora Rosamérica de Vásquez.

 

Monseñor Carrascosa honrado

 

Un momento de mucha emotividad fue cuando el Nuncio Apostólico en Panamá, monseñor Andrés Carrascosa Coso, recibió una camisa con el logo de la JMJ y la llave de la ciudad, entregada por el alcalde capitalino, José I. Blandón.

 

Con voz evidentemente emocionada, monseñor Andrés manifestó: “sabía que en Panamá me querían, pero no sabía que tanto”.