28. ene., 2019

Razones por las que conviene tomar leche durante el verano

Las 4 razones por las que conviene tomar leche durante el verano

Por:
Dr. Francisco Herrera Morales,
Medical Marketing de Productos Nevada

La leche de vaca es un alimento básico en la alimentación humana.  Su
procesamiento industrial ha permitido el acceso generalizado a su consumo
por parte de la población, lo que ha contribuido a mejorar notablemente su
nivel de salud.
Los beneficios de la leche de vaca no se limitan exclusivamente a su valor
nutricional, sino que se extienden más allá y constituyen un factor
importante hasta para resolver problemas por falta de líquido y nutrientes
durante las actividades de recreación en época de verano.
Es por esto que se detallan las razones por la cuales conviene tomar leche
durante este periodo:

1.      Importante contenido de agua.
Las condiciones climáticas y el nivel de actividad pueden generar una
necesidad mayor en el consumo de alimentos ricos en agua; es por esto que
el contenido de agua de la leche de vaca (90%) permite mantener los
niveles de hidratación después del ejercicio, favorece la termorregulación
y el balance hídrico.

2.      Fuente de proteína de alta calidad nutricional.
La leche de vaca aporta proteína de Alto Valor Biológico (AVB), esto
quiere decir que le ofrece al organismo los aminoácidos esenciales para la
formación de músculo.   Además, el tipo de proteína de la leche de vaca es
de fácil digestión por lo tanto estará rápidamente disponible para la
reparación de los tejidos musculares.

3.      Lactosa como fuente de energía.
Después de la digestión intestinal, la lactosa se convierte en unidades
más pequeñas llamadas glucosa y galactosa, las cuales poseen una
importante función energética para el organismo.  Esto hacen de la leche
de vaca un excelente aliado para prepararse para el deporte, y también
para la recuperación después del mismo, causando menores molestias
abdominales y menor sensación de llenura que otros productos.

4.      Ácidos grasos esenciales
Cuando los depósitos de combustible energético de los músculos se agotan
(glucógeno) producto de la actividad física intensa, los ácidos grasos
esenciales presentes en la leche cumplen un excelente papel para suplir
esas necesidades.  Además, serán utilizados como vehículo de transporte de
vitaminas liposolubles.

Por todo lo anterior consumir dos y hasta tres vasos de leche, se puede
favorecer en menor tiempo la recuperación muscular, hidratando y
sustituyendo las sales que pierde una persona luego de realizar actividad
física o deportiva.