16. mar., 2018

El arte de ser discreto

Con esta  revolución de las redes sociales, no se descuide por un segundo en hacer algo  de lo que después se pueda arrepentir.

Quizás a muchos y puedo apostar hasta a mi familia les moleste o hasta incomode que sea tan pero tan discreta en todas mis cosas, a veces me paso y si bien es cierto todo extremo es malo creo que en mi caso puedo decir con toda seguridad que lo que ha pasado en mi vida personal y profesional he guardado siempre la más absoluta discreción y me ha ido bien.

De muy joven, digo joven pelaita (ya pase los 40)  siempre fui muy dada a confiar, a decir todo a no medirme y a comentar las cosas que iba a hacer y les digo la verdad no es que me fuera mal pero es que  contaba antes que las cosas se dieran y zaz! No se daba el asunto y me decía pero que paso si solo se lo dije a 1, 2, 3, 4, 5 y 6 y así me iba, y es que hasta con mi padres y hermanos ahora soy de morderme la lengua, y no es porque sea malo al fin y al cabo son familia y amigos, pero creo profundamente que esas personas que te quieren y te desean lo mejor  pero le hacen el comentario a otra persona y está a otra y así se va la cadena y quizás en esa cadena se va la magia de lo que iba a darse y lo más seguro no se da.

Creo ciegamente en la discreción en todo, mi secreto mejor guardado fue mi matrimonio y lo hable con el apoyo de mi hoy esposo,  hasta cuando ya fue a pedirle la mano a mi mamá primero y luego a mi papá, todo en la más absoluta discreción, y la verdad mi relación de noviazgo y hasta la pedida de matrimonio de mi esposo fue de cuento de hadas, pero preferimos hacer todo en silencio y todo se dio, casi casi todo perfecto.

Tenemos que aprender a callarnos la boca, en el ámbito personal y profesional,  no me gusta estar a cada hora subiendo fotos a redes o dando a conocer todo lo que hago y que lugares visito, es complicado ser discreto en mi campo laboral porque me manejo en relaciones públicas, medios, publicidad y allí se aplica el sino te vendes o no vendes nadie sabe de tu existencia, pero todo tiene un momento, un tiempo y una ocasión, mi trabajo habla de mí no en vano esa frase famosa “trabaja en silencio y deja que el éxito hable de ti”.

Ojo!  respeto a todos aquellos que les gusta ventilar su vida y tomarse mil fotos en redes o contar su vida a diestra y siniestra, pero no la comparto, hay mucha inseguridad y gente malvada que nada más anda pendiente para hacer daño, mejor déjenme en mi vida de paz y tranquilidad, debemos saber que se debe y se puede publicar, vivimos en una sociedad que te obliga a decir cada segundo que haces, es bonito que se conozca de ti de tus cosas pero que no se lleve al extremo.

Por mi parte yo seguiré siendo  sencilla, quieta, bajo perfil en todo sentido, respetando siempre a mis padres que no me imagino la cara de alguno si me viera envuelta en un escándalo que bien puedo evitar, no soy la más santa ni la más puritana pero he sabido comportarme y manejarme sobre todo en mi medio, el sistema te obliga a ser de una manera que no es la más adecuada y a veces por un maldito like, sino miren las fotos que más aceptación tienen?  no se me ocurriría salir aunque tuviera el mejor cuerpo del mundo casi desnuda en redes, respeto a quienes lo hacen pero yo no, en un momento de mi vida estuve delgaditita y ni así hice locuras y  menos ahora, pero creo que todo va en educación y ejemplo de casa, yo prefiero seguir siendo discreta porque a la larga aunque no lo crean una buena imagen siempre te ayuda y lo puedo decir hoy con toda propiedad, porque el ser discreto es un arte.