China en dos palabras: Simplemente maravillosa

Gracias a la oficina de Desarrollo Comercial Chino-Panameño, al Colegio Nacional de Periodistas de Panamá a su presidenta Blanca Gómez, a Grisel Espinosa presidenta del Capítulo de Chiriquí y al Licenciado Alfonso Mou Presidente de la Asociación Chino Panameña de Chiriquí,  sin ellos y su gestión no habría sido posible este viaje a Beijing China al Curso de capacitación profesional en “Training Course on Food Processing and Preservation Technology for Developing Countries”.

Un grupo de aproximadamente 74 personas de diferentes países como Panamá, Afganistán, Bangladesh, Venezuela, Dominica, Granada y una gran mayoría de África como Mozambique, South Sudan, Camerún entre otros estuvimos participando en el curso completamente en el idioma inglés  del 14 de junio hasta el 11 de julio de 2017.

La oportunidad  para mí ha sido única e inigualable, es la primera vez que viajaba tan lejos porque ni siquiera conozco Europa, hicimos escala en Ámsterdam luego de 10 horas de vuelo desde el aeropuerto de Tocumen hasta ese país, luego 10 horas más hasta Beijing en China.

El cambio de horario entre Panamá y Ámsterdam hay 7 horas de diferencia y en China son 13 horas, en Panamá usted está despertando y en China casi anochece, (allí anochece a las 8:30pm amanece a las 4:00am) en Panamá un cambio drástico.

Fue una jornada agotadora a penas llegamos sin descanso iniciamos el curso, después esa misma semana nos trasladamos a seguir el mismo en provincias en China como Hangzhou  (6 horas en el famoso tren bala a 305km por hora que ni se sienten) y Shanghái (2 horas en tren bala) para conocer el desarrollo y manejo de empresas de procesamiento de alimentos como quesos, vino, granos, aceites, especias,  lácteos, productos de origen animal, entre otros.

La experiencia fue increíble, pude ver que Panamá es un país con muchas ventajas en el sector alimenticio el clima es favorable y contamos con frutas, vegetales casi todo el año,  con agua potable y aún podemos tomarla del grifo sin problema, en China es prohibido tomar agua del grifo, el agua se toma embotellada o hervida, uno pide un vaso con agua y se la dan caliente, y ni se le ocurra pedir algo con hielo porque eso es una misión imposible ni sueñe una Coca Cola con hielo porque todas las gaseosas y bebidas se toman a temperatura ambiente a menos que las compre en el mismo lugar y se lo tome de una vez.

Algo que me llamó la atención es que hay una ley que prohíbe desperdiciar el agua por ende en China no existen lava autos y es difícil ver un auto limpio, hasta los de lujo los vez llenos de polvo, si va a lavarlo debe hacerlo con permiso y usar la menor cantidad de agua posible, no hay lavamáticos como en Panamá, allá llevas la ropa a la lavandería ellos te cobran por lavar cierta cantidad de piezas, lavan, secan y planchan por unos 120 a 150 yuanes entre unos 15 a 23 dólares, en Panamá por un dólar usted lava y por 1.25 usa la secadora, en China las cosas son muy controladas por la cantidad de personas, es el país más poblado del mundo, con más de 1,300 millones de habitantes.

El curso en su totalidad se desarrolló en Beijing con clases teóricas sobre el tema de alimentación y preservación de los alimentos pero se incluyó como explique visitas a otras provincias,  nuestra ciudad principal fue Beijing, su población aproximada unos  21.5 millones  habitantes, luego fuimos a Hanzoug con 9.188 millones y Shangai 24.15 millones muchas más personas que en la misma capital.

Una vez culminaban las extensas giras como parte del curso  también se visitó lugares turísticos como el Museo del Té y una Granja de Tecnología el Zhenjiang Providence Agriculture Hightech Demostrate Park donde pudimos conocer cómo se cultivan vegetales, y se ve el proceso de siembra de algunas plantas, flores, vegetales su conservación, su preservación.

La primera provincia que visitamos como parte de las clase teóricas/practicas fue Hangzhou es la capital y la ciudad más grande de la provincia de Zhejiang en la República Popular China, a mí en lo personal me encantó esa provincia, su gente, sus calles, su trato fue genial.

Visitamos la fábrica Hangzhou Weiquan Food especialista en lácteos, jugos y yogurt, Wahaha Group una compañía de bebidas más grande de China, llamo nuestra atención sobre todo por la explicación de la maquinaria o zona de procesamiento ubicada allí mismo que permite ver de primera mano hasta como se elabora el envase de los productos.

Estuvimos también  aunque con una intensa lluvia al China Wet Land Museum un majestuoso complejo tipo resort de la cadena de Hoteles Sheraton, hermosos paisajes, mucho verdor, allí conocimos dentro del museo países con su historia, el museo está situado al lado del Parque Nacional Xixi de Humedales de Hangzhou, pudimos ver un centro de negocios con paisajes perfectos.

Como es el edificio emblemático del parque nacional de humedales de Xixi, el complejo principal del edificio del museo está enteramente cubierto en verde y se mezcla perfectamente en las montañas artificiales circundantes para complementar su ambiente.

En Hangzhou estuvimos como unos cuatro días, de allí rumbo a Shanghái, La ciudad considerada como un destino turístico por excelencia por sus monumentos como el Bund, el Templo del Dios de la Ciudad, los rascacielos del Pudong y como centro cosmopolita de la cultura y el diseño, es una de las cuatro municipalidades de la República Popular China administradas directamente por el gobierno central del país, allí visitamos la fábrica Qingmei Food, Tamy Food empresa líder en productos hechos a base de soya sobre todo los lácteos, Jiali Food Industry productos alimenticios especializados en condimentos y especies, Yihay Kerry Oils and Grains.

Shanghái posee una maravillosa vista desde cualquier ángulo, sus paisajes, su centro de compras muy conocido, la calle comercial peatonal Nanjing donde a bajo costo encuentras la copia carbón de carteras, bolígrafos, relojes y hasta maletines de reconocidas marcas a precios accesibles que el original seria impagable.

La visita al centro bancario y la emblemática ciudad de las luces atrae cada día  a miles de turistas de diferentes partes del mundo que no dejan pasar la oportunidad de apreciar en un viaje en un bote cargado de luces (imagine un Fantasía del Mar de Panamá) con luces, bar a bordo paseando por el río que permite tomar fotos y filmar videos de tan majestuosa vista, visitar su centro financiero deja a cualquiera sin palabras.

El clima subtropical húmedo no impidió que siguiéramos las visitas, allí conocimos Yili Dairy Bread una empresa que ofrece un pan delicioso y es la fábrica de unos deliciosos chocolates y de la famosa gaseosa Polar, fue una experiencia única, de casi 8 días de una jornada intensa de visitas y aprendizaje.

El curso, las visitas, los participantes todos hablaban inglés, el inglés es el idioma comercial utilizado en todo el mundo, gracias a Dios tengo una buena base del idioma, lo domino no a la perfección pero ante la necesidad de hablarlo tuve que forzarme a olvidar la pena y atreverme o sino nadie me iba a entender, vine mucho más desenvuelta, en el avión de regreso me vi tres películas en inglés sin subtítulos y todas las entendí a la perfección, acostumbrar al oído, perder la pena y practicarlo.

Baños en el suelo, prohibido ofrecer una propina a nadie en los restaurantes o establecimientos, no se paga impuesto sino lo exacto, respeto a los ciclistas, allá hay bicicletas por todos lados, usted como no es residente no puede tomar una porque se debe ingresar un  código de barra a través de su celular se registra el código a la bicicleta se desbloquea y la toma por una hora a un yuan (15 centavos), nadie se roba nada, usted se baja al banco  a hacer una diligencia y deja su cartera en la moto, la bicicleta o el auto y nadie se roba nada, ni le revisan al entrar a una entidad bancaria, mucho respeto y honestidad por parte de los chinos.

El sistema de transporte es envidiable, tren bala, tren común, monorriel, metro bus, 15 líneas de metro, bus, taxi y por supuesto aquel que puede tiene su vehículo, yo calcule que la velocidad normal a la que iba un auto era de 60 a 70km por hora, allá los bebes van en las motos con sus padres, nadie usa casco, me llamo la atención que los espacios para estacionar la moto o bicicleta es respetado y están bien señalizados, cebras pintadas, semáforos con tiempo y nadie cruza sino está en verde, que manera de respetar las señales de tránsito, los taxis con taximetro, te entregan tu tiquete al finalizar la carrera, la verdad no me alcanzaría el tiempo para escribir de lo mucho que vi de China.

Me llamo mucho la atención ver un país altamente contaminado pero predomina su arborización a lo largo de las vías y la creatividad pues les dan forma a los árboles para que se vean atractivos.

Al regreso a Beijing tuvimos la oportunidad de aprender con expertos graduados de prestigiosas universidades de China y otras partes del mundo temas como el proceso y elaboración del pan, del queso, el arte del vino, el proceso y elaboración de productos de soya y también el proceso de cortado y la tecnología de los vegetales frescos y la preservación de los mismos y una experiencia maravillosa aprender lo básico a escribir en mandarín y el corte de papel para realizar  hermosos detalles en papel.

Hubo visitas turísticas para conocer las diferentes ciudades y lugares emblemáticos que quedaran no solo en mi memoria sino en la de todos mis compañeros del curso, un examen final una ceremonia de clausura muy emotiva y nuestro regreso a Panamá con mil historias, anécdotas y agradecimiento a aquellos que hicieron posible que pudiera ir a este maravilloso país, la experiencia sorprendente.

Gracias a todos y en especial a Allan nuestro coordinador general al  China National Research Institute of Food & Fermentation Industry por la organización al Ministerio de Comercio de la República Popular de China y en Beijing a todos los que hicieron posible que en mi mente y mi corazón lleve por siempre a China, la describo en dos palabras: simplemente maravillosa.

 

  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •  
  •